Añadiendo un disco duro a nuestra Raspberry Pi

El propósito de este manual es añadir un disco duro a nuestra Raspberry Pi para poder almacenar los datos.

Recordamos que estamos convirtiendo nuestra pequeña pero potente raspi en un servidor para nuestra red doméstica.

Hemos de hacer hincapié en que el disco duro conectado ha de estar alimentado externamente. No podemos usar la alimentación del propio puerto usb ya que de ahí solamente salen 100mW, insuficiente para alimentar un disco duro aunque sea de 2,5′ autoalimentado por USB.

No se te ocurra probar a conectarlo sin alimentación externa,  puedes freir la raspi, cuelgues o que te quedes sin ella…. o que el disco duro deje de funcionar por falta de alimentación.

Ya tenemos claro que el disco ha de ser con alimentación propia.

Lo ideal es que el disco duro ya lo conectes a la raspi con las particiones hechas y con el sistema de ficheros completado ya que hacerlo en la propia Raspberry Pi va a llevarte bastante tiempo.

Te recomendamos que lo hagas en otra máquina más veloz y que escojas ext4 como sistema de ficheros. Usa gparted, fdisk o lo que más te interese para crear la partición y mkfs.ext4 para el sistema de ficheros.

No vamos a explicar como usar ni gparted ni fdisk ni mkfs.ext4 si necesitas ayuda hay miles de manuales que lo explican o siempre puedes dejarnos un comentario pidiéndonos ayuda.

Cuando conectamos el disco duro a nuestra raspi, éste estará en /dev/sda

Si solamente hemos creado una partición será /dev/sda1

Ahora solamente nos queda editar el fichero /etc/fstab y añadirle:

/dev/sda1 /mnt/usbdisk ext4 defaults 0 0

Grabamos y salimos.

Probamos a ver si se monta pero antes hemos de crear el punto de montaje usbdisk

sudo mkdir /mnt/usbdisk

sudo mount /mnt/usbdisk

Al cabo de un rato (dependiendo del tamaño del disco duro) estará montado en nuestro sistema.

También puedes hacer sudo mount -a , esto relee el fstab y si lo monta lo hemos hecho perfecto.

Ahora bien.

Pensando en un futuro, personalmente nos gusta montar los discos duros de otra manera, que no es otra que usando el UUID de las particiones que queremos.

La experiencia nos dice que muchas veces, si ponemos otro disco y al llamarlo por dispositivo, algunas veces se cambian estas asignaciones. Si lo llamamos por UUID jamás tendremos estas equivocaciones inesperadas.

sudo blkid

Si no tienes la herramienta instalada es hora de hacerlo apt-get install blkid

blkid 
/dev/sda1: UUID=”652584e3-0ee5-4123-9e72-5ee71464e22b” TYPE=”reiserfs”

Si, ya se que dije que ext4, pero soy fan de reiserfs

Lo que nos interesa es UUID

Nuestro fstab tendrá la siguiente linea

UUID=652584e3-0ee5-4123-9e72-5ee71464e22b /mnt/usbdisk reiserfs

Hemos cambiado /dev/sda1 por UUID=652584e3-0ee5-4123-9e72-5ee71464e22b.

De esta manera, si un dia ponemos otro disco y éste es más “preferente” que el que tenemos, no se “pisarán” uno a otro.

Bien… ya tenemos nuestro disco duro montado y configurado para que se monte solo en cada inicio del sistema.

Una pequeña apreciación.

Todo lo hemos hecho como root y para que los usuarios accedan al disco deben tener permiso para ello.

Recomendamos asignar a un usuario del sistema la propiedad del disco y para ello haremos lo siguiente:

sudo chown usuario:usuario /mnt/usbdisk

Si has creado un usuario genérico en el sistema llamado raspi pues quedaría chown raspi:raspi /mnt/usbdisk